miércoles, 24 de marzo de 2010

Intoxicaciones (II): tóxicos de origen vegetal.

Como lo prometido es deuda, aquí estoy para hablaros de nuevos tóxicos. Ya veis que la lista es ingente. Esta vez trataremos los de origen vegetal.
Existe la creencia errónea de que tenemos un instinto natural que nos hace diferenciar “lo bueno de lo malo” ¡Cuantas veces hemos oído eso de “ellos saben lo que pueden comer y lo que no”! Pues bien, nada más lejos de la realidad, así que desde aquí haremos una pequeña lista para que esteis informados.
Se calcula que más o menos un 90% de las intoxicaciones vegetales son por plantas ornamentales, por lo que el peligro... ¡está dentro de casa!. Aparte de ellas también podemos incluir algunas hierbas y plantas utilizadas en medicina natural, por lo que hay que procurar no dejarlas a nuestro alcance.
Debéis tener en cuenta que no se trata solo del peligro de ingerir las flores o las hojas ya que también somos muy aficionados a escarbar en la tierra y las raíces y tubérculos nos llaman mucho la atención y también pueden ser venenosos.
Haré una lista con las plantas más comunes, y pondré su foto porque algunas tienen unos nombrecitos... ¡como para reconocerlas!.

Aucuna (Aucuba japonica)
Caladio (Caladiumñ bicolor)
Cica (Cycas revoluta)
Crisantemo (Chrysanthemus cynerariaefolium)
Difenbaquia (Diffenbachia exotica)
Adelfa (Nerium oleander)

Filodendro (Philodendron sp.)

Hiedra (Hedera helix)

Monstera (Monstera adansoni)

Lirio (Lilium spp.) Extremadamente tóxico en gatos
Flor de Pascua (Euphorbia pulcherrima)
Jacinto (Hyacynthus sp.)
Lantana (Lantana camara)

Narciso (Narcissus spp.)
Poto (Epipremmum aureus)
Prímula (Primula spp.)

Rododendro (Rhododendron macrophyllum)
Cotiledón (Cotiledon orbiculata)
Acebo (Ilex aquifolium)
Así que estas son las plantas y flores que tanto daño pueden hacernos. Existen más, y algunas no se dan en la zona en la que vivimos, pero como el saber no ocupa lugar y nunca se sabe desde dónde nos leeis, ahí quedan.
Los síntomas son variados. Pueden aparecernos heridas en la boca y los labios. Podemos presentar problemas digestivos, como diarrea, vómito, sangre en las heces, también manifestaciones cardiovasculares y cuadros convulsivos o simplemente reacciones cutáneas.
En cualquier caso, como ya os dije cuando hablé de las intoxicaciones por alimentos, si existe la sospecha o duda de que nos hemos zampado una planta tóxica, acudid al veterinario.
Un saludo.
Trasto



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada